Home

Home

Novedades

Novedades

Una mirada a la voz narrativa de la nueva nobel de literatura

In: Root On: Comment: 0

Publicado por: diario El Tiempo

Autor: Jorge Iván Parra, crítico literario y profesor de la Universidad Santo Tomás.

Janina, la protagonista y narradora de Sobre los huesos de los muertos, la magnífica novela publicada en español por Océano (que, siendo tan filosófica, no deja de tener mucho de trama policíaca y de suspenso), es un personaje para no olvidar, que nos recuerda a la entrañable Emerenc de La puerta, escrita por la húngara Magda Szabó.

Janina vive sola y llena de achaques en una provincia polaca en la frontera con Chequia; se gana la vida como maestra de escuela y cuidando casas vecinas; es entusiasta lectora y traductora del poeta inglés William Blake, cuyos versos inspiraron el título del libro (Guía tu arado sobre los huesos de los muertos) y cree a rajatabla en la astrología.

De hecho, basándose en cartas astrales, la protagonista pretende arrojar luces sobre la misteriosa muerte de varios cazadores, que tienen a toda la comunidad en vilo. Hasta ahí, nada raro. Pero lo que comporta el matiz más sobresaliente del personaje es su defensa furibunda de los animales (quiere proteger incluso a los escarabajos), y una constante reflexión de sensible tenor ético que nos induce a dudar de que la vida de cualquier ser humano tenga que valer (porque sí) más que la de un animal.

Para Janina, que por más que sea motivo de ludibrio en el pueblo, no cede en sus principios, un cazador es simple y llanamente un asesino.

“Aquella aciaga tarde, él preparaba un corzo que había cazado furtivamente. Nunca he entendido esa distinción entre ‘cazar furtivamente’ y ‘cazar’ a secas. En un caso y en otro se trata de matar. En el primero a escondidas e ilegalmente; en el segundo, abiertamente y al amparo de la ley”.

Sobre los huesos de los muertos ofrece un robusto discurso animalista y ambientalista, pero dada la condición del personaje (que demuestra también que un enfermo piensa mucho más que un filósofo), es una profunda indagación en temas como la vejez y la pérdida paulatina de la salud, algo que se evidencia apenas comenzando la novela, cuando piensa que por la edad que tiene y el estado de salud en que está, todas las noches debería lavarse y arreglarse “a conciencia”, por si tiene que venir a llevársela una ambulancia.

Motivos de su continua reflexión son también la hipocresía de la sociedad, las creencias religiosas (se extraña de que Dios no sea capaz de fulminar a toda la sarta de hipócritas cuando estén en misa); la codicia, la ira (que, según ella, no enceguece, como todo el mundo dice, sino que, por el contrario, permite ver con más claridad) y, sobre todo, la soledad, que para ella es un bien que no se aprecia sino cuando se pierde:

“La presencia de Boros me recordaba cómo es vivir con alguien. Y lo incómodo que resultaba. Cuánto sacaba a una de sus pensamientos propios y cuánto distraía. Cómo la otra persona empezaba a incordiar, no haciendo algo que molestara, sino por el mero hecho de estar ahí; y cuando él salía por las mañanas al bosque, yo bendecía mi preciosa soledad”.

Dada la condición del personaje (que demuestra también que un enfermo piensa mucho más que un filósofo), es una profunda indagación en temas como la vejez y la pérdida paulatina de la salud.

FACEBOOK

TWITTER

Así, pues, el pensamiento de Janina, a quien las autoridades del pueblo (comenzando por las eclesiásticas) tratan de loca, por la manera como reclama por los abusos, es decir, crímenes, contra los animales, va a contracorriente de creencias, imaginarios y convenciones sociales.

Es decididamente una novela escrita para hacernos pensar y una maravillosa oportunidad de acercarnos a una interesante voz literaria de Europa del Este, reconocida con el Premio Nobel de Literatura 2018. Que se atrasó un año en ser anunciado, pero cuya espera valió la pena.

Fiel heredera de García Márquez

Olga Tokarczuk nació el 29 de enero de 1962 en la ciudad de Sulechów. Estudió psicología en la Universidad de Varsovia.

La pasión por la literatura siempre lideró su espíritu, a pesar deganarse la vida, al principio, en otros trabajos. Novelista, poeta, cuentista, ensayista y guionista, es autora de 17 libros. Se le considera “la mejor representante del realismo mágico polaco”.

Janina, la protagonista y narradora de Sobre los huesos de los muertos, la magnífica novela publicada en español por Océano (que, siendo tan filosófica, no deja de tener mucho de trama policíaca y de suspenso), es un personaje para no olvidar, que nos recuerda a la entrañable Emerenc de La puerta, escrita por la húngara Magda Szabó.

Comments

Leave your comment